Home / Noticias Internacionales / Internacional: Por hacerle brujería al novio de su hija, mujer incendió medio barrio.

Internacional: Por hacerle brujería al novio de su hija, mujer incendió medio barrio.

Preocupada porque su hija de 15 años estaba saliendo con un hombre mucho mayor, Yajaira Martínez consultó a una bruja para espantar al pretendiente. El resultado fue catastrófico: un incendio consumió completamente por lo menos nueve casas del barrio 7 de Abril en Barranquilla, iniciado por una vela en un colchón.

“Yo venía de la casa de una señora que es bruja, a quien le había pedido que me cambiara a la niña, y ella me dio la vela para que la pusiera cuando llegara a mi casa”, dijo Martínez a El Heraldo.

Al llegar a su casa, puso la vela encendida debajo de la cama de la joven, luego de discutir con ella, y se fue a dormir.

“Después no supe más nada hasta que reaccioné en el hospital”, afirmó la mujer de 39 años. Sin embargo, otra versión ronda los hechos.

La madre de Martínez, Miriam Rocío Solano, dijo a Zona Cero que lo que realmente sucedió fue que después de la discusión, la madre, en represalia contra su hija, quemó intencionalmente el colchón de su cama, desatando así la conflagración que dejó a 10 familias sin hogar.

“Ella estaba borracha y salió para el lado pidiendo auxilio porque la casa se le estaba quemando y adentro estaba aún uno de sus hijos. Ella se privó y se la llevaron para el Camino de Santa María, y de allí la llevaron para la URI”, contó Solano al medio.

Mientras que se aclaran los hechos, Martínez fue dejada en libertad, aunque seguirá vinculada a la investigación. Esta es la segunda vez en el año que el consejo de un brujo provoca una tragedia en Barranquilla.

El pasado 21 de marzo, por las mismas causas, un bebé de tres meses falleció en el barrio Me Quejo. Atendiendo la recomendación esotérica, la madre de la víctima puso una vela debajo de la cuna del pequeño para “curarlo de mal de ojo”, se durmió y solo los vecinos lograron sacarla, pero el niño ya estaba calcinado.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *